sábado, 16 de mayo de 2015

A VECES HABLO CON PÁJAROS

A veces hablo con pájaros. Les hablo de sus mentes escuálidas, de lo limitado de su inteligencia a pesar de la proporción del cerebro en sus cabezas, de su falta de raciocinio y de pensamiento deductivo, inductivo y abducido, de la ausencia de símbolos, de la carencia de subjetividad y de la nula existencia de conocimiento interpretativo y de un lenguaje para una comunicación estructurada...

A veces hablo con pájaros. Les hablo de su ignorancia y de su falta de capacidad para desarrollar una civilización, su incapacidad para llevar a cabo una evolución de los sistemas de vida, del desprovisto uso de la tecnología, de la ausencia de culto al Poder, de la carencia de una revolución de la imagen, y del establecimiento de valores y de leyes, y de una sociedad jerarquizada, de la no existencia de ejércitos en sus especies, ni de religiones ni de creencias ni de dogmas, de la falta absoluta de clases sociales, de papel moneda, de la inexistencia de la envidia corrosiva, del egoísmo descomunal, de la maldad y de la crueldad, de la vanidad desmedida, de la exagerada soberbia, de las punzantes  mentiras, de la falta de capacidad para destruir el mundo…

A veces hablo con pájaros. Y envidio su inteligencia. 

Nuestra inteligencia
pierde cuando vence
a su propio instinto.



Dibujo: José G. Cordonié 
Cuadernos de la Frustración

4 comentarios:

  1. Muy bueno, me gustó la manera en que está escrito. :D :D

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría ser pájaro! Muy bueno...como siempre

    ResponderEliminar
  3. Yo envidio tu corazón de pájaro. Enorme, hermano.

    ResponderEliminar