domingo, 15 de febrero de 2015

JESUCRISTO ESTÁ A LAS PUERTAS Y CABALGA UN CABALLO ELÉCTRICO

Acabo de terminar de leer «Jesucristo está a las puertas y cabalga un caballo eléctrico», de Ricardo Moreno, y os aseguro que ha sido un impacto brutal, glorioso y sumamente placentero.

Una fábula del fin de los tiempos en un atrevido delirio a través de casi  600 páginas, donde su autor se enfrenta al sistema, a la realidad que nos estalla entre las manos, a las instituciones, al capitalismo, a la religión y al mundo literario con cinismo irónico, reflexión certera y crítica feroz, como si escribiera con un cuchillo entre los dientes y con el sabor del metal de la hoja afilada en la lengua.

Pero «Jesucristo está a las puertas y cabalga un caballo eléctrico» es, al fin de todo, un canto reflexivo a la vida y sobre la vida, a la matemática de su caos, a los días y las noches que nos han tocado vivir, a la misantropía más absoluta, y todo ello escrito a ritmo hardcore y a voz en grito, donde la introspección del poeta se revela en una letanía —con reiteraciones continuadas a modo de mantra—, permitiéndonos, con su peculiar estilo, la observación de un mundo construido como un rompecabezas donde las piezas nunca terminan por encajar.

«La vida es un juego donde siempre pierdes», dice Ricardo Moreno. Y esa carencia de voz eS una descarga a un millón de voltios de tensión, repetida a lo largo de las páginas, que nos guía hacia un apocalipsis que ha sido guionizado por el propio Hombre. Porque lo que tenemos es, al fin y al cabo, fruto de nosotros mismos.

«Toda literatura se podría definir como un ajuste de cuentas con el mundo, con los demás y, sobre todo, con una mismo» Y, tal como dice, Ricardo Moreno hace aquí su particular ajuste de cuentas, en este libro híbrido y bien resuelto donde la palabra —en llamas— a veces en forma de poema y otras en texto narrativo, nos adentra en nosotros mismos a través de una realidad ficcionada por el pensamiento abstraído, reflexivo e infalible, con el eco de una sociedad que nos da vértigo y que ha sido trazada por nuestras huellas y por nuestros anhelos.

Este libro es un incendio.

Un puto incendio.

Un incendio incombustible. Una invocación o una plegaria escondida en un canto fiero, desde el realismo sucio al postpunk, pura Metaliteratura, Blues, vómitos de sintagmas, de sentimientos y agonía que nos golpea muy fuerte y muy muy dentro.


Un libro muy recomendable para quien no tema adentrarse en el pantano de la vida y verse a sí mismo en su reflejo. Un paso más de este autor, que ya nos asombró con sus libros anteriores: Carrefour es el anticristo, Incendiario, Antropogenia y ABRXIA 365.


puedes encontralo en: www.edicioneslupercalia.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario