domingo, 5 de octubre de 2014

MICROCOSMOS

En toda estación de tren siempre existe
una puta triste, un perro famélico
y un idiota que ríe y habla solo.

Al igual que en los bares siempre encuentras
un provocador, un puto gracioso
y un borracho que te cuenta sus penas.

La vida es el eje donde giramos
y todo se mueve en torno a los días
y noches que roemos en cada giro
dejando la estela de nuestros sueños.

Somos los pobladores de este cosmos
de elementos efímeros y exiguos,
de sujetos y de entes imposibles
recortados por el mismo patrón,
como un eterno retorno continuo.

En todo trabajo siempre hay un listo,
un lameculos y un jefe cabrón,
al igual que en la calle siempre encuentras
unos niños jugando, un soñador
y un vagabundo implorando limosna.

Cada uno es su propio universo
tan diferente como igual a otro,
todos hechos con la misma materia
y con la impresión de estar incompletos,
como si hubiese habido un Creador
que no hubiera acabado su trabajo.


Fotografía: José G. Cordonié

2 comentarios:

  1. Muy bueno José, me ha encantado!! Verdades ciertas plasmadas con una claridad diáfana. Felicidades

    ResponderEliminar
  2. ...Quizá algún día acabe su trabajo

    ResponderEliminar