domingo, 5 de enero de 2014

CAVE CANEM

Alerta despierta el sueño

en un sentido verso
canalla, perverso, letal
como palabras
                lanzadas
                               al vacío
para dañar,
como puñales
que giran sobre sí mismos
hacia esta diana
para hacer blanco.

Mi cerebro es un queso,
mi religión es una Biblia con un agujero
donde guardar el revólver.

Bajo la almohada
las pesadillas acumuladas
fermentan
con odios,
pesares, miedos de vapor
hechos. Tierra bajo la cama
con una cruz trazada con un dedo
por un loco,
con un suspiro y un cuchillo,
con juramentos cosidos
a mis huesos,
en silencios,
en ilusiones,
en fantasías,

creo mi ego
para maldecir mi instinto,

con cuidado  por el perro que mi interior habita.


De mi poemario inédito Almagonía (1985-1991)
Fotografía: José G. Cordonié

4 comentarios:

  1. Cuidado con el perro que hay en tu interior ;). Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
  2. Superando la excelencia, traspasando la emoción, vértigo de sentimientos...fantástico maestro.

    ResponderEliminar
  3. Siempre desconfío de los blogs de la gente, pero tus textos tienen ritmo y desde luego cierto espíritu. Soy la chica de aquel bar del viernes, la que según tú tenía cara de saberlo todo y de inventar lo que no. La que al igual que tú sufría a temporadas soriasis.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lula! Un placer verte por aquí. He echado un viztazo a tu blog y me ha gustado lo poco que de momento he podido leer. Así que lo seguiré. Saludos y gracias. También estoy en Face.

      Eliminar