sábado, 14 de diciembre de 2013

SI AUN ESTOY MUERTO

   Sí, Yo
he visto esa gran
sombra negra acercarse
inclinándose aún más  hacia ti,
una sombra que se hincha en sangre
  alargada como el tiempo en la noche,
la  que atraviesa el tiempo
y la luz y  la noche,
y es de luz creciente
como el ansia blanca
encontrada en la piel
que hoy se expande
 y así poder llegar a ti,
a dentro de tu cuerpo
que crece en deseo,
aún es más ardiente
que  el fuego eterno
o el calor del infierno
cuando sale a buscar
leña para arder almas
 junto a los sueños rotos.
 Esto siempre ha sido así,
Siempre de igual manera
Lo sé. Y yo Lo supe antes
que el vino y toda la dulzura
te llenaran hasta dejarte saciada,
hasta el amanecer que te extasió en luz
con la mirada ida del loco inflamado en tu lecho,
perdido como las noches perdidas en la primera luz del alba,
como aquel perro borracho sin olfato y sin sentido de orientación
que hizo de su casa el mundo y reventó su orina para marcar territorio,
blanco y grumoso soy, como ese líquido que abandono ahora dentro ti
    o como el montón de pesadillas que olvidé en la baba de la almohada
en el amanecer tardío en aquella        casa destruida por las bombas.
             Si  yo estoy muerto. Si  estoy         Si aún yo estoy muerto.

De mi poemario inédito Los Cantos del Inframundo

2 comentarios:

  1. Hola, he llegado aquí a través del blog de Hankover.
    Quería decirte que me ha encantado el pene, voy a seguir leyendote. ;)

    ResponderEliminar
  2. Dices como ya nadie dice, escribes lo que parece imposible ser escrito, apresas el verbo y el verso, lo haces carne y emoción, y yo celebro tanto tu genio que me descubro horas el sombrero.

    ResponderEliminar