sábado, 14 de diciembre de 2013

ESTO NO ES UNA PUTA NOVELA NEGRA

¡Qué jodido resulta publicar un libro!

Ya no me refiero al hecho de publicar,qué es realmente jodido, sino a todo lo que conlleva. Placeres y aflicciones encerrados en la sombra de un puño, que se agita.

A veces pienso en el ciclo del boquerón: nacer, crecer, reproducirse, morir... Este ciclo es casi idéntico para muchas de las cosas que conocemos, incluso para los libros.

Mi novela 26 [Veintiséis] empieza ahora ese ciclo. Nació hace apenas dos semanas y empieza a crecer...Se abre el camino, como un pentagrama sujeto entre los postes de luz eléctrica que acompañan el sendero, y sobre él se abrazan o ahorcan las notas de esta melodía...

Pasos entre el polvo... letras apretadas en imposible caligrafía... una novela negra narrada en espiral, como un blues que avanza hacia la parte más fría de la punta de los dedos, al rasgar la guitarra, al hacer vibrar las cuerdas..

armónicos... escalas pentatónicas... el sonido de un revólver cuando se vuelve furia y deja silencio tras el eco de su detonación.Nueva Orleáns está a un solo paso. Tiene la calma de un pensamiento severo. La tensión de una noche húmeda en una cama prestada. La sensación metálica de un pensamiento que nunca te abandona, aunque lo desees.

Camino Nueva Orleáns.
Camino Madrid.
Camino La Coruña.
Atravieso la vida de unas calles a otras...

Más pasos en el polvo... dejando una estela invisible que se estremece cada vez que echo la vista atrás.

Y luego estás tú, lector, escribiendo mi novela con tu vista, al juntar sus letras, al hacerla vibrar en tu mente, aunque sólo sea un instante... para mí es eterno.

Esto es una parte de la casualidad. Tú y yo. Cara a cara por la casualidad.

26 [Veintiséis] ahí está, atravesando la incógnita de un camino en el que no se ve el horizonte...

ESTO NO ES UNA PUTA NOVELA NEGRA.







  
Dibujo: José G. Cordonié

No hay comentarios:

Publicar un comentario