viernes, 27 de septiembre de 2013

26 [Veintiséis] Blues

El remordimiento pesa como un arma
que disipa su alma de pólvora
ante el meandro convexo de la niebla

mientras camino Nueva Orleáns ,
que no es más que un recuerdo futuro.
Sólo un recuerdo futuro.

Cargo la sosegada mirada del que mata
sin la conciencia de saber si aún vivo
en el aire apretado de mis puños.

Mi memoria es sólo un laberinto;
películas de ciencia-ficción de los 50,
el cuaderno de bitácora de un naufragio,

un blues que se desgarra en los caminos sombríos
en la confusa abducción de los sentidos,
donde se trueca el alma por una escala pentatónica.

Nueva Orleáns llega como un recuerdo futuro.
Nueva Orleáns no es más que un recuerdo futuro.

Un recuerdo futuro donde vivir varado en su nostalgia.



1 comentario: