sábado, 29 de junio de 2013

PENETRACIÓN

Es un grito la voz en la palabra que callo.

Es como atravesar las puertas de la percepción

pidiendo clemencia

                  con la boca cosida

o proyectando las imágenes del sueño

que empapa la almohada de miedos.


Los sentidos me atrapan
como la sombra que me envuelve

con el sonido metálico del roer de la conciencia.


Sigo en LA NOCHE buscando encontrar algo

después de ser vaciada su OSCURIDAD

por el llanto de este abismo, al que he subido.


Sé que el vacío al que me enfrento
es igual o parecido al que me busco adentro,
hurgando entre la ceniza del INSTINTO,
recogiendo los juguetes rotos del alma
para envolverlos en papel de estraza.

Así entro en mis entrañas
aún buscando restos aprovechables  de mí mismo,
junto a las fotografías rotas y al papel manchado
por la tinta azul desenfocada por el TIEMPO
de cuando mi corazón era desierto de hierro y sal
y de pan mojado en veneno.

Palabras DE silencio,
como los versos que pinté en tu espalda
con el dedo que recorrió tu cuerpo buscando fuego
o encontrando nada.

En silencio quedaste como la palabra
que guardo;
para mejores oídos,
para mejores laberintos,
para mejores pecados.




De mi poemario inédito "Poemas enlatados"
Dibujo: José G. Cordonié

1 comentario:

  1. Fantástico José, me sigues seduciendo con tus palabras, es una gozada leerte!!

    ResponderEliminar