viernes, 31 de mayo de 2013

ARTIFICIOS SOBRE LA NOSTALGIA ACABADA

(Bolero)

Trajiste el olvido a todo lo que un día fue nuestro,
rompiste las fotos de mi alma dormida a tu lado,
y nada ha quedado, más allá de la nostalgia
prendida en la llama que sé que se ha extinguido.

Ya no queda nada del núcleo de aquel sentimiento,
de sentir la vida acariciada por un tacto distinto.

Nada permanece, y es obvio que todo se acaba,
a veces incluso sin conocer ni el fin ni el principio.

Borraste mis huellas del vaso donde bebí tu vida,
cerraste los ojos para no ver más mis recuerdos.
Y nada guardaste más allá de una helada desidia,
creciendo altiva en el útero áspero de tus fantasías.

Ya nada queda de aquel miedo a no volver a vernos, 
de sentir el tiempo jadeante yendo a nuestra contra.

Nada permanece, y es obvio que nada nos queda,
a veces incluso el recuerdo se oculta en la memoria.

Busqué frases en mi mente que me hablaran de futuro,
y no hallé más que un puñado de sueños imposibles,
que sucedieron en un pasado donde sé que yo no estuve.

Luego el desdén deshizo la ira marchita de nuestras miradas
y la luz entró borrosa para hacer más difusa la soberbia.

Desviaste la vista de mi cara hasta partir el horizonte,
y dejaste la noche a tu espalda hasta desaparecer,
borrando el camino de vuelta donde mis huellas quedaron.

La soledad entró en mí como un disparo a bocajarro,
llenando de ausencia y nostalgia mi corazón deshabitado.

Y ahora sé que ya nunca me sentiré tan minúsculo,
aunque me sentara en la misma cima del mundo.






De mi poemario inédito "Poemas de Luz Eléctrica".

ilustración: José G. Cordonié

3 comentarios:

  1. Cómo disfruto leyéndote José, no me canso de decírtelo eres un monstruo pura poesía, cada verso es un mundo de sentimientos y tu forma de decirlo llega e impacta en la diana del corazón. ¡Me gusta!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar