martes, 23 de abril de 2013

Expansión grave del infinito en un cerrar de ojos



Ese beso me dejó la piel de gallina
en una noche que traía la eternidad
arrastrada de tiempos pasados,
concentrando miles de noches
que otros amantes vivieron
siglos antes que nosotros.

Siglos antes de que nuestras voces
se entrelazaran hasta perderse en eco.

Imprecisión:

No somos más que un instante de luz
en la oscuridad del infinito;
un cerrar de ojos
donde los besos concentran sus azúcares.

La sensación agridulce que llega
cuando rebusco en tu tierra la ansiada trufa.

Confusión:

Tu boca encuentra mi aliento en el frío,
como si fuera el vapor de una máquina de tren
encallada en una vía muerta.

La desolación de un mar de piedra
lanzando sus olas contra los raíles.

Certeza:

El infinito se expande
mientras gastamos el amor en cada beso,
que extendemos en la oscuridad
mientras desollamos la noche suavemente,
quitándole la piel a tiras.






Fotografía: Recitando en Calvario 16 (Lavapiés) Abril 2013

2 comentarios:

  1. Realmente bueno, a veces me dejas sin aliento... eres un monstruo!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maica. Qué alegría verte por aquí!

    ResponderEliminar