jueves, 27 de septiembre de 2012

UN VIAJE A TU INTERIOR (VI)


Barcos hundidos en las manos
de arrecifes de colérica impronta
donde el mar relaja su bravura, navego
en un viaje a Tu interior,
sal de piel de luna, sol empapado en negro
     de una noche tan oscura 
                     como el abismo que nos separa.

Llevo mi calavera envuelta en un trapo
empapado en gasolina que quemar,
los ojos torcidos, la palabra guardada 
en los bolsillos vacíos,
tu cabellera envuelta en papel de fumar
junto a un ripio
que nos servirá de epitafio.

Navego un mar de lodos de cuerpos muertos,
de hojas caídas en tu otoño,
en la lentitud de días sin viento en la popa
y sin canciones y sin ron
y sin estrellas y sin puertos.

Navego, con el olor a mar en las manos
que encallan en los recuerdos
estancados del ánima en su último aliento
hecho vaho en un beso glacial.

 Si observo la estela de la nave
es porque presiento que no habrá tierra firme
al final de este viaje, a tu interior o a la Nada.

De mi Poemario "Almagonía" / 12 Poemas Malditos y Un Viaje a Tu interior (parte VI)



No hay comentarios:

Publicar un comentario